En días de diciembre cerca de la Navidad es muy común escuchar sobre el nacimiento de Cristo, como también de la celebración incluyendo reunión de familiares, de regalos, entre otros cosas de Santa Claus (llamado también Papá Noel, San Nicolás, etc.,), no podemos olvidar también los desacuerdos entre religiosos sobre si Santa Claus debe ser parte de la Navidad, si debemos usar su imagen o aun mencionar su nombre, otros más radicales señalan que Santa Claus es un invento pagano o lo comparan con Satanás, etc.

 

 ¿Es la idea de Santa Claus pagana?

 

Mientras que a personas no creyentes no les importa detalles del argumento, existen muchas personas creyentes que se perturban al escuchar el nombre deSanta” por qué este personaje no “encaja con sus creencias”, o porqué está muy comercializado, pero la explicación más común es que la tradición o idea de Santa no es bíblica.

 

 

Algunos cristianos de fe protestante señalan que la idea de Santa Claus (como también la de Halloween) tiene origen celta o es parte de una fiesta nórdica (norte de Europa).

 

Aunque la creencia y tradición de Santa Claus es de origen católica, la idea contraria de que Santa Claus es celta o nórdica (pagana) es adoptada de forma incuestionable por hispanos que se convertían al protestantismo de origen Estado Anídense.

Obviamente esta idea no es exactamente correcta, la realidad es que la idea de Santa Claus está basada en la vida de un gran cristiano llamado San Nicolás de Bari.

 

¿Quién fue Nicolás de Bari?

 

El Obispo Nicolás de Bari, nació en el pueblo de Patara, Grecia, en la región de Licia (actualmente dentro del territorio de Turquía) en el año 270 después de Cristo.

 

Nicolás nació dentro de una familia adinerada y desde niño se destacó por su carácter piadoso y generoso. Sus padres fueron fervorosos cristianos, quienes lo educaron en el Evangelio.

 

 

Después de la muerte de sus padres; Nicolás heredó la fortuna de la familia, pero la repartió entre los pobres de su pueblo.

 

El Edicto de Milán

 

Durante estos años, el imperio romano promulgó el Edicto de Milán, un edicto que finalmente abolía la persecución de cristianos  en todos territorios del Imperio Romano.

 

Nicolás ya convertido en Obispo participó en el Concilio de Nicea celebrado en el año 325 d.C., esta fue la asamblea donde se estableció oficialmente la Iglesia Católica dentro del Imperio Romano.

 

Historia del Santa Claus  Moderno

 

La historia de San Nicolás ha tenido un sin fin de variantes durante los siglos, y en cada país se le ha agregado elementos y tradiciones que no tienen nada de relación con el obispo Nicolás de Bari, entre estas se encuentra la leyenda más popular y basada en su persona llamado Santa Claus.

 

La historia del “Santa Claus” moderno (traje rojo) fue creada en el año de 1809 por Washington Irving, quien escribió “Historia de Nueva York”, un cuento en la que deformó la palabra holandesa Sinter klaas (San Nicolás), en una pronunciación angloparlante que resultó en Santa Claus.

 

Según esta leyenda, Santa Claus vive en el Polo Norte junto a su esposa; la Señora Claus, acompañados de duendes que le ayudan a fabricar los juguetes que le piden los niños a través de cartas. En Navidad, Santa Claus pone los regalos en un saco y se transporta por los aires en un trineo tirado por renos, para poder entregar regalos a los niños que se han portado bien durante el año.

 

¿Es Santa Claus “Satanás”?

 

Es increíblemente la acusación que le hacen muchos a San Nicolás, que aunque presenta a una persona ficticia, la leyenda está basado en un gran ejemplo cristiano, tristemente esta incriminación no procede de ateos ni personas que rechazan el Evangelio; sino de religiosos quienes en general opinan así por su limitado conocimiento histórico y desarrollo de la fe cristiana.

 

Otros religiosos proponen que Santa es satánico porque el nombre Santa “al reverso” es Satán, obviamente este punto de vista es simplemente irresponsable, ya que según este contexto la Santa Biblia al usar la misma palabra sería satánica también.

 

Por otro lado, algunos señalan que Santa Claus es un producto al servicio del consumismo, y que se está volviendo una festividad “reducida a un simple comercio y compra de regalos”, lo que hasta cierto punto es verdad.

 

Otras personas nacionalistas en países no cristianos se quejan señalando que la importación de la “tradición de Santa” erosiona las bases de las religiones locales y nacionales, como en India, China, Japón, y otros países asiáticos.

 

Conclusión

 

La realidad es que San Nicolás, conocido también como Santa Claus, Papá Noel, fue un obispo de origen griego llamado Nicolás de Bari, pero más importante: un gran Evangelizador y uno de los cristianos más influyentes de la Iglesia primitiva.

 

Referencia: Extraído del libro “Creencias Innecesarias del Cristianismo Moderno