Obviamente, en tiempos bíblicos no existía la clasificación a personas de “indocumentados o ilegales” para denominar a extranjeros sin permiso dentro una nación o comunidad.

 

Según la Biblia, las personas de otras comunidades eran conocidas simplemente como extranjeros, y aun en esos tiempos Dios había comandado a los hebreos leyes de cómo tratarlos:

 

17 »No torcerás el derecho del extranjero ni del huérfano, ni tomarás en prenda la ropa de la viuda,
18 sino que te acordarás de que fuiste siervo en Egipto y que de allí te rescató Jehová, tu Dios.

Por tanto, yo te mando que hagas esto.
AT Deuteronomio 24:17-18

 

 

La ignorancia delreligioso

 

 

Sin embargo, aun en este mundo moderno donde tanto ha luchado la humanidad para dejar atrás esos comportamientos nefastos entre la humanidad como sentimientos de odio, rencor, intolerancia, superioridad, egoísmo, etc., todavía existen personas con esas conductas prejuiciosas y que no pierden la oportunidad de promover la discriminación y el odio entre seres humanos por motivos de raza, sexo, nacionalidad, etc., pero lo peor de todo es que a este tipo de comportamientos insensatos se unen increíblemente algunas personas que se y grupos religiosos que se auto llaman “cristianos”.

 

 

Si, aunque parezca increíble, una vez, en Los Ángeles, California, platicaba con un jovencito amigo de mi hijo, su familia pertenece aun grupo religioso local, durante la conversación, el joven me comentó como su papá no había podido pasar a leer una “partede las escrituras al frente de la congregación por su situación de inmigrante ilegal.

 

 

Es inconcebible que este tipo de actitudes ignorantes sucedan dentro de la de una denominación que “auto se llama cristiana”, la cual, según ellos profesa irónicamente uno de los pilares de la fe es el mandato de Jesús:

 

“Y el segundo es semejante al primero: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

NT Mateo 22:39

 

 

Me dio mucha pena, por la humilde gente que tiene que pasar tanta degradación  en esta vida por su condición de inmigrante, aun peor cuando es  indocumentado, no solo les toca lidiar con problemas de discriminación, de trabajo, ser el chivo expiatoria con políticos oportunistas e inescrupulosos; sino encima también tienen que soportar este tipo de humillación en un lugar que se supone está libre de problemas del mundo.

 

Es su afán de seguir doctrinas impuestas por hombres: nunca quizás estos religiosos se habrán preguntado:  ¿Que haría Jesús en estas circunstancias?

 

 

 

Algunos religiosos consideran a otros seres humanos de “segunda clase”

 

 

 

Investigue el tema mas a fondo, en periódicos y ahora con la maravillosa herramienta del Internet, y según entiendo, algunos grupos religiosos en Estados Unidos obligan a miembros o creyentes de origen extranjero a declarar su estado legal y han optado por “reducirles privilegios” a aquellos que no tienen un status legal dentro del país, a tal grado que no pueden tener cargos importantes dentro de la congregación religiosa.

 

 

Que estos tipos de situaciones pasen dentro de una comunidad cristiana es simplemente vergonzoso, donde las Escrituras incluyendo la ley Mosaica, la cual era muy favorable en particular a ciudadanos israelitas solamente y llama los escogidos, con todas esas cosas, Dios comanda a respetar a cada humano sin importar su estado social.

 

 

14 No hagas agravio al jornalero pobre y menesteroso, así de tus hermanos como de tus extranjeros que están en tu tierra en tus ciudades:
15 En su día le darás su jornal, y no se pondrá el sol sin dárselo: pues es pobre, y con él sustenta su vida: porque no clame contra ti al SEÑOR, y sea en ti pecado.
AT Deuteronomio 24:14-15

 

 

Es completamente una pena que grupo que se suponen sean cristianos repudien los mandamientos de Dios, poniendo en un nivel superior las leyes del hombre.

 

 

7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, diciendo:
8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón lejos está de mí.
9 Mas en vano me honran, Enseñando doctrinas y mandamientos de hombres.
NT Mateo 15:7-9

 

 

Es claro que el inmigrar a un país ilegalmente es violar las leyes de esa nación, de ninguna forma un cristiano debe violar ninguna ley, sin embargo, Jesús nos comanda a NO juzgar a nadie, Cristo tampoco autoriza ningún creyente a servir como agente voluntario para “ejercer” la leyes del hombre dentro de su comunidad.

 

 

8 Si en verdad cumplís la Ley suprema, conforme a la Escritura: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo», bien hacéis;
9 pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado y quedáis convictos por la Ley como transgresores…
NT Santiago 2:8-9

 

 

¿Debe Ser Primero La Ley Del Hombre?

 

 

Estos grupos “cristianos”, según ellos, actúan de esa forma y defienden su “postura legislativa” de juzgar y “reducir privilegios” a los miembros indocumentados y tratarlos como ciudadanos de segunda clase apoyándose en versículos como:

 

 

1 Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.
2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.
NT Romanos 13:1-2

 

 

Obviamente, estos grupos religiosos manipulan estos versículos y son usados arbitrariamente, para defender esas políticas inhumanas e insensatas que están completamente con lo que Cristo predicó.

 

 

En el caso de los hermanos inmigrantes; sólo el hecho de viajar de forma “ilegal” es un trauma para muchos, sin mencionar el dolor de dejar a sus seres queridos, pasar sacrificios, peligros, hambre y finalmente la frontera si se tiene la bendición de no ser arrestado, luego buscar trabajo, vivir la persecución constante de agentes de inmigración, todo para poder llevar comida y quizás un futuro mejor a sus familias, y después de pasar por tanta angustia, estos hermanos buscando a Dios Misericordioso (NT Santiago 5:11) son recibidos con este tipo de políticas de parte de estos  “cristianos”; es simplemente terrible.

 

 

Dios no hace acepción de personas

 

 

Si eres un hermano en esta situación o conoces a alguien con este problema, es muy importante que recuerdes que Dios no discrimina, Dios te ama, donde estés, como estés, y aunque pases por angustias similares, no te desilusiones, busca a Dios en su casa, donde la su ley es primero, porque Dios no hace acepción de personas:

 

 

10 en cambio, gloria, honra y paz a todo el que hace lo bueno: al judío en primer lugar y también al griego,
11 porque para Dios no hay acepción de personas.
12 Todos los que sin la Ley han pecado, sin la Ley también perecerán; y todos los que bajo la Ley han pecado, por la Ley serán juzgados…
NT Romanos 2:10-12

 

 

En la carta a la Iglesia de Éfeso (en Asia Menor), el Apóstol Pablo escribe de lo importante que es cumplir con el propósito (mandamiento) de Dios.

 

 

13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.
14 Él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,
15 aboliendo en su carne las enemistades (la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas), para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,
16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.
17 Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos y a los que estáis cerca,
18 porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.
19 Por eso, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios…
NT Efesios 2:13-19

 

 

Para un verdadero cristiano, la ley de Dios siempre es primero, asi mismo lo señalan las mismas Escrituras:

 

4 A pesar de los falsos hermanos que se habían introducido entre nosotros a escondidas,

para espiar nuestra libertad –la que tenemos en Cristo Jesús–, para reducirnos a esclavitud.
5 A los tales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciera

con vosotros.
6 Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa;

Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron.
NT Gálatas 2:4-6

 

 

 

Referencia: Extraído del libro “Creencias Innecesarias del Cristianismo Moderno