No hagas lo que los religiosos hicieron contra Cristo, quienes cerraron sus corazones por aferrase a doctrinas de grupos religiosos:

“En vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.”
NT Marcos 7:7

Recuerda que no es el nombre de un grupo religioso o denominación el que te salvará, sino solamente Cristo.

“—Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.”
NT Juan 14:6

Cristo predica que ninguna iglesia o denominación cristiana es falsa, no importa su nombre, Pentecostal, Católica, Adventista, Bautista, Formón, Testigos de Jehová, etc., etc., etc., o sus creencias en venerar a santos, hablar lenguas, descansar en sábado, etc., etc., etc. NINGUNA:

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.”
NT Mateo 18:20

Nadie tiene derecho a contradecir a Cristo llamando a otros falsos, mundanos, inicuos por el hecho de no creer lo que ellos creen,

Aquel que llama falso a otro lo hace lo hace también contra Cristo.

Es importante asistir a una iglesia

Las Escrituras señalan también que es muy importante asistir a la iglesia para considerémonos unos a otros, para estimularnos al amor y a las buenas obras, y sobre todo para que la fe no se apague, como lo hace un pedazo de madera al sacarlo de una fogata que da calor y luz en las noches frías y oscuras.

“No dejemos de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”
NT Hebreos 10:25

Sin embargo, recuerda que ni Dios, Cristo o la Biblia patrocinan a ninguna iglesia específica por su título o sus creencias; sino sólo a aquellos que observan sus mandamientos.

37 Jesús le dijo: —“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.”
38 Éste es el primero y grande mandamiento.
39 Y el segundo es semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”
40 De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas.
NT Mateo 22:34-40

Demuestra con hechos que eres un seguidor de Cristo, sin palabrerías religiosas sino con hechos, respeta y trata a tu prójimo, a cada uno de ellos, sin importar quién este sea: Ateo, creyente, bueno, malvado, conocido, desconocido, nacional, inmigrante, hombre, mujer, niños, homosexual, discapacitados mentales o físicos, etc. a todo ser vivo, sin condiciones de ningún tipo, sólo así podrás cumplir con sus mandamientos.

“El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.”
NT Juan 14:21

 

Referencia: Extraído del libro “28 Cosas Que Posiblemente No Conocías Sobre Cristo: Lo que predicadores y religiosos No Quieren Que Sepas